viernes, 9 de septiembre de 2016

Si amo más, juzgo menos

En tu diálogo interno, quizás te haría muy bien, preguntarte cada tanto : ¿Quién carajo soy yo para juzgar a los demás?. Eso tal vez te aportaría más corazón, más paz interior, y menos ego y menos tensión.