martes, 28 de enero de 2014

Lo que te dá ganas de estar vivo

Uno se levanta de la cama todos los días sólo por amor y nada más que por amor, uno está dispuesto a sobrellevar todo lo bueno y lo malo del día, porque hay algo que se ama aunque sea un poquitito, algo que nos impulsa hacia arriba y que es más fuerte y más grande, que todo lo que nos tira para abajo. El que no ama, se muere de sin sentido.

lunes, 6 de enero de 2014

Lo cierto

Gracias a vos, toda esa concepción que yo solía apoyar acerca del universo y de los astros 
se empezó a deshacer por todo mi cuerpo 
porque desaprendo y APRENDO, al lado tuyo,
cosas fundamentales y simples, 
como por ejemplo, que la gente que más te enseña, es la que ni siquiera se propone hacerlo.
Es que, hay tanta sabiduría, en la luz que destilás a tu alrededor,
que ni siquiera necesitás recomendarme libros para hacerme entrar en un estado de conciencia no ordinario.
Por eso, quemaría toda mi biblioteca, la arrojaría a una fogata sin pensarlo un segundo, incluso con todo el aprecio que le tengo y contemplaría su reducción a la NADA misma, mientras te doy un abrazo, porque para mí, abrazarte, es TODO.
O porque cuando me abrazás, comprendo, que lo único cierto e infinito, es el amor. El resto es mentira. El resto, es un invento.
Te quiero mucho, nunca podría, jamás pude, es imposible, quererte poco.



jueves, 2 de enero de 2014

Decisiones


 Lamentablemente un punto de vista, una idea,  puede ser algo mucho más terrible que el lugar desde el cual cada uno contempla la vida,  puede ser, un punto de  eterna separación entre una persona y otra, o lo que desate una guerra, en la cual ambas partes salgan  bastante lastimadas. Si te hacés cargo de lo que querés, de lo que sentís, y de lo que pensás, es muy probable que otros ( bajo la premisa de que saben qué es lo mejor que te puede pasar) quieran pensar, querer y sentir en tu lugar y también es probable, que si no lo permitís, se sientan ofendidos e incluso sufran. La verdad, es que si estás dotado de un mínimo de sensibilidad, el sufrimiento ajeno siempre te va a producir congoja. Pero es importante que no tomes ninguna decisión desde el miedo (ni siquiera desde el miedo a lastimar a los demás, o a no ser lo que los demás esperan, a que no respeten una elección personal), es importante que siempre decidas desde tu propio corazón y desde tu propia cabeza.