miércoles, 26 de septiembre de 2012

La que agradece


A veces, me decís que te sentís mal por no darme nada a cambio.
Pero no sé, de dónde sacaste eso?
Qué es, acaso, tu tiempo por el mío?
 Qué es un aprendizaje por otro?
Qué es mi relato entrelazándose al tuyo?
Qué son, tus secretos, interrumpiendo mi silencio receptivo?
Qué pasa, con las palabras que dejás salir de un cajón, que estaba totalmente cerrado?

Es hora, de que sepas, que cuando sos abiert@, me estás haciendo ese regalo, estás siendo tan amable, como para no cerrarle la puerta, a una intención, que intenta, atravesarte el cuerpo.

Cuando me permitís entrar a tu mundo interior,  cuando ventilás tu intimidad,  no solamente estás exponiendo tus trapitos sucios al sol, sino que además,  te abrís como una flor, desplegando tus colores aúricos, irradiando tu propio brillo.  Cada vez que, compartís un momento con otra persona [o conmigo], lo que hacés, es, dejar algo, una parte de tu energía en mí, en el otro.

Por eso, cuando antes de irte, me decís: "gracias", en realidad, la que te lo agradece soy yo.

Y también, se lo agradezco todo a la madre tierra y al padre cielo, que han sido tan permisivos y protectores, como para no impedir esto, que tu universo se cruce con el mío, simplemente para hacernos sentir así, tan increíblemente bien, durante un rato.

domingo, 23 de septiembre de 2012

Voz interior

Es cierto, el mundo se está yendo abajo.
Y para colmo, sentís que vos sos un conjunto de problemas a los cuales no les encontrás ninguna solución.
Estás, al borde un precipicio existencial, pensando seriamente en saltar al vacío,  creyendo que la vida no tiene nada para darte, o que vos, no tenés nada para ofrecerle al universo.  Pero, ¿ realmente  pensás que vas a estar mejor en otro lado?
Por favor, decime, ¿no hay nadie que te necesite? ¿nadie que quiera con todas sus fuerzas y más que ninguna otra cosa, que vos sigas acá? ¿no quedaría, acaso, esa existencia atormentada de dolor por tu suicidio? ¿no queda aún gente desconocida a la que podrías ayudar en algo?

¿Por qué no dejás de hacer equilibrio en el balcón?

A veces, retroceder, es seguir avanzando.



Me conformo


Me conformo con saber que  haber soñado con vos, no  fue la premonición de ninguna fatalidad, con saber que estás bien, que no te pasó nada, que simplemente te metiste en mi cabeza durante la madrugada, aunque no se haya tratado de ningún tipo de telepatía, porque vos no pensás en mí nunca, o casi nunca.
Me conformo, con este intercambio mínimo de palabras, en las que hablás mucho, pero no me decís  nada, porque ya ha pasado [de]  todo en realidad. Me conformo con descubrir que lo que sentí o siento, no te interesa, que tu libertad es lo único que te importa, aunque me parezca un poco desconsiderado de tu parte, un poco egoísta y también, me conformo con ver, que vos con  tal de defender esa libertad, sos capaz de dar vuelta las cosas, de entablar la discusión equivocada.
Me conformo con  recibir toda esta información indeseada de tu parte, porque la verdad, por más retorcida que sea, lo pone todo en su lugar y reacomoda, al menos en mí, las ideas incorrectas, de que vos, pudieras ponerte, por una puta vez, afuera de tus zapatillas, de que pudieras darte cuenta de lo que algunas de tus actitudes generan, porque eso, te obligaría  a pensar antes de hacer, a medir el alcance de lo que hacés y de lo que decís. Pero, para eso deberías tener ganas de cambiar y casi nadie quiere cambiar, eso es algo demasiado comprometido y expuesto. Lo que vos preferís, es quedarte dentro de tu comodidad, en esa inercia, que no sabe de dimensiones ni de medidas.
Me conformo con entender que aunque uno crea saber cómo deberían ser las cosas, lo real, es que la cosas son como son, que la vida, no es una máquina expendedora en la que introducís virtud y extraés felicidad.
Además, dado que esto, de cagarte en mí,  forma parte de tu naturaleza y que yo, no tengo ganas de sentirme moralmente obligada  a mandarte a la mierda, me conformo con que no vuelvas, porque verte no me ayuda.
Me conformo con sahumear, con tomar un poco de contacto con la naturaleza, con respirar aire puro, con utilizar las exhalaciones, para no pensar recuerdos que no se relacionan con lo que está pasando ahora.

Me conformo, con hacer todos los días una limpieza profunda en esos lugares de mí, que se quedaron impregnados por tus partes oscuras. Me conformo, con el gran alivio espiritual de ver, cada vez que el humo aparece y desaparece de mi ángulo visual, que la trascendencia de lo que yo siento por vos, también se quema, también se apaga.

Y esto que está pasando, está pasando precisamente, porque, como podrás apreciar, no soy una conformista.

jueves, 20 de septiembre de 2012

Tormenta solar

Espero que una lluvia de energía luminosa se te venga encima. Espero también,  que eso te ocurra justamente un día en el que hayas decido salir a la calle sin paraguas y con ropa liviana.
Y ojalá, qué sea una tormenta solar, tan fuerte, como para poder  transmutar en luz, todas las dimensiones oscuras de tu cuerpo físico, de tu cuerpo mental y de tu cuerpo emocional, es decir, ojalá que termine dejándote un arcoiris en el centro de tu conciencia; devolviendo el brillo natural a tu aura; restituyendo la  relajación, a todos los músculos de tu cara, que se había llenado de expresiones rígidas y tensas;  y también trayendo de nuevo, la flexibilidad a tu espalda, que había acumulado demasiadas preocupaciones, demasiadas contracturas.  
Desde acá, yo te contemplo, mientras sigo conectada con mis libros, con mi pequeño santuario o altar, con las piedras semipreciosas de las que estoy enamorada, con mi ritual obsesivo de encender inciensos y escuchar mantras, con mi pretensión de activar intuiciones verdaderas,  con mi  amor hacia el yoga y con esta costumbre, de sonreírte y/o tirarte buena onda cada vez que te veo mal,  de sonreírte, hablarte y mirarte como si todo fuera posible, porque eso es lo que quiero, que todo sea posible, todos los días de mi vida y de la tuya.  
Y si ahora,  le estoy dedicando una parte de cada uno de mis días a encontrarme conmigo, no lo hago sólo  para estar sintiendo el estiramiento de mis brazos y de mis piernas, eso dejaría muchas cuestiones afuera,  lo hago para tener verdaderamente una idea, de la enorme asistencia divina, que recibo todo el tiempo, sin darme cuenta. 
Por eso, cada vez que te veo triste,  yo sigo esperando que llueva. 

lunes, 17 de septiembre de 2012

Pura mediocridad


Yo ya te lo había dicho, que nuestra amistad, esa amistad que decías que tanto te gustaba conservar, era una mentira.  Pero eso, fue algo que me dejaste corroborar ayer, cuando me saludaste con ese desdén  y sé perfectamente, que no fue una impresión subjetiva mía. 
Lo que más me jode, es que una parte de mí, quería creerte  a vos,  prefería desconfiar de toda la gente que me pidió que no te creyera ni una sola palabra y  también, me jode saber que a mí, no me estaría doliendo ninguna actitud,  si hubieras evitado el gesto de lastimar,  porque yo no quería ninguna otra cosa de vos, ni siquiera quería que me volvieras a besar,  porque eso me traería demasiados problemas y contradicciones internas. Sólo esperaba, que actuaras con normalidad, que te olvidaras de lo que pasó, pero que al mismo, lo tuvieras en cuenta. Y no esperaba sinceramente, que me mires  como si no hubiera pasado nada o como si prácticamente ni me conocieras, solamente porque ya ha pasado [de] todo en realidad.
Como buen fotógrafo, es una imagen [aunque bastante mala] lo que  por fin dejás en mi vida,  la de tener muy poca delicadeza o ser muy idiota. Y lo peor de todo, es que yo sabía de tu inmenso talento y de tu potencial para crear algo mucho más lindo que una situación, para mi gusto, tan fea. Lo que  más triste me pone,  es  saber que tenías algo muchísimo mejor para dar, pero preferiste hacer lo  más común del mundo,  transmitir pura mediocridad. 

viernes, 14 de septiembre de 2012

Mar de gente


Quedate con los ojos entrecerrados.
Concentrate solamente en lo que está pasando en tu nariz y fijate, qué bien se siente, dejar que tus pulmones se llenen y se vacíen ciclícamente.

¿Intentaste alguna vez atrapar el aire?
Supongo que no,  eso es lo que supongo, porque yo tampoco lo hice.

¿Te preguntaste, de quién es el sol? O bien, de quién es el río, que desde chiquito adoraste?
   Este universo, está compuesto de elementos tan primordiales como libres.

Y sin embargo, no sabés, todo lo que me cuesta entender, que vos, aunque seas mi amor, no sos de nadie. No tenés idea, del esfuerzo enorme que tengo que hacer para poder hacerme cargo de que no me pertenecés, ni siquiera, aunque me digas y sientas, que realmente me querés. 

Sé que si me desprendiera de tu cuerpo como me desprendo de mis exhalaciones, comprendería que, es un grave error sentirse triste, además cometería muchísimas menos equivocaciones.

Por eso,  prefiero cortarme la mano, antes de llamarte por teléfono o de escribirte un mensaje, porque sé, que sin importar lo que pase, no sos un objeto, no sos un vestido, no sos algo con lo cual debería  de encapricharme, porque sé que sos un hombre y que, por mucho que me guste tu  presencia en todo este mar de gente, no la quiero forzar ni retener. 

lunes, 10 de septiembre de 2012

Cambiaste la energía

No puedo escuchar lo que me dijiste, porque tu distancia me grita.

Entiendo que esto, forma parte de tu natureleza, que te encanta, ponerte así de heavy mental conmigo, cuando sólo necesito un poco de calma.

No me odies, si no puedo ni quiero bailar al mismo ritmo, cuando tus movimientos, me dán ganas de llorar.

Pensás que ésta danza es perfecta, pero me deja adolorida,  me deja demasiado agotada.

Sos tan improvisado, que me hacés perder la cuenta, de los pasos que dás hacia adelante y hacia atrás de mi cama.

Y yo, tengo, tantos recuerdos, de nuestra última noche juntos, de ese sexo tiernamente violento, que sinceramente no entiendo nada.

En ésta espalda, ya no caben más besos y sin embargo,  estamos en diferentes  frecuencias.

                                                                  

Anoche me cambiaste la energía,  ésta vez, a diferencia de otras veces,  fue para mal. 
Es que suelo ser, demasiado flexible y dulce con vos, como para que tengas reacciones tan rígidas. 

sábado, 8 de septiembre de 2012

En el fondo y en la superficie



Te creo, que muchas veces te cueste horrores no perder el eje, cuando tenés la mente recibiendo tanta información, cuando la totalidad de tus sentidos, se encuentra recibiendo mucha cantidad de estímulos a la vez. Entiendo, que te resulte muy difícil concentrarte en una sola cosa, situación o persona, en medio de tantos carteles luminosos, autos pintados de colores brillantes, ruidos perturbadores y publicidades enormes.
 

Pero la  verdad, es que no sos un ermitaño, porque en tal caso, habrías de alejarte de la sociedad totalmente, te irías a vivir a una montaña o a un bosque. En el fondo y en la superficie, vos no realizás tus prácticas de meditación ni de yoga para evadirte de la realidad, sino para que ésta, tan impredecible y cambiante,  no te sature ni te altere, para poder enfrentar con amor y/o calma, lo que sea, que se te cruce por delante. Y también lo hacés, para reconocer internamente, que  no deberías quejarte de que el centro esté lleno de gente, al menos para poder preguntarte  ¿qué sería, después de todo, qué sería de este mundo, sin las personas que contiene? Sabés, que la espiritualidad no pasa por abstraerse de todo lo demás, sino por conectar tus pies a las vibraciones de la tierra, en cualquier ambiente en el que estés, dedicándote a sostener en equilibrio el peso de tu propio cuerpo,  y a poner la mente en silencio, incluso escuchando el bullicio de la calle.




Armonía


Armonía no es estar todo el tiempo haciendo cosas nuevas, ni conociendo personas diferentes. Armonía es saber cuidar y conservar las relaciones y situaciones que te hacen bien. Es saber estabilizarte en una monotonía existencial sana,agradable.

 No sé de dónde sacaste, que ir hacia lo repetitivo y rutinario, es necesariamente algo inservible. 

Pero cuando quieras pararte sobre tu propio eje, avisame.


Cara de pregunta

Cada hombre te dice algo relacionado con los conocimientos en los que se ha dedicado a profundizar.
El peluquero, que cualquier corte que te hagas, te quedaría muy bien, porque tenés facciones muy lindas.
El astrólogo, que tus planetas y los suyos, se complementan genial.
El artista plástico, que tenés una forma de ser muy surrealista.
El cineasta, que deberías hacer teatro, porque sos muy graciosa y muy expresiva con las caras. 
El músico, que le gustan tus silencios,  que te puedas abstraer leyendo o escribiendo mientras él compone o ensaya.
El psicólogo, que tenés una personalidad muy interesante, muy original. 
Y el pelotudo,  quien ha desarrollado una especialidad tan amplia en lo suyo, porque tiene un talento sin desperdicios, un don inexplicable para brillar por su pelotudez, te va a decir, que sos una tierna de la vida, que tenés todo eh, todo lo que siempre buscó en una mujer, pero que te va a dejar ir, porque no está preparado, porque está pasando un mal momento personal y no te quiere joder la vida. Este sujeto tiene una tendencia a decirte "no te quiero lastimar", cuando ya lo hizo, cuando ya es demasiado tarde, porque ya te lastimó tanto,  que te quedás mirándolo con cara de pregunta, pensando si no te lo estará diciendo en joda ... 


viernes, 7 de septiembre de 2012

Encapsulada

En la vida hay que tener caracter, es verdad, pero no un mal caracter, no un caracter de mierda. Y aparentemente, vos te creés con muchisima personalidad manejándote dentro de ese ámbito de puteadas, expresándote a través de, tu tan recurrente, y poco efectivo, patoterismo verbal. Pero sos realmente fuerte cuando no necesitás ser agresiva. Por eso, tus palabras no tienen alcance en mi cabeza. Por eso, todo lo que decís llega al límite de un metro y no me atraviesa, no me penetra, no me trastorna, lo que me dice una persona tan irreflexiva. Prefiero encapsularme en mi burbuja de libros y de música.


jueves, 6 de septiembre de 2012

Enigma


Estaba hablando el otro día con un amigo mío y antes de despedirse, me dijo que ya llegará el día en que tendré que echarle un poco de agua a ésta cabeza, que destila humo.

Hace un rato me quedé dormida leyendo un libro y me desperté pensando en qué es exactamente lo que me une a vos. No entiendo por qué, si ni siquiera me vendés espejitos de colores, si ni siquiera me mentís un rato y sos, tan extremadamente sincero, que cualquier otra mujer en mi lugar, ya hubiera empezado a establecer distancia o directamente, ni se te hubiera acercado; no entiendo por qué yo sigo estando al lado tuyo, ni tampoco por qué razón estoy tan, pero tan segura, de que te quiero, que me sorprendo, de todos los movimientos espontáneos, que me hace ejecutar, este amor, tan inmenso, que me sale hasta por los poros, como si estuviera  totalmente poseída por mis sentimientos. 

 Y cada vez que intento explicarme a mí o a  explicarle a alguien lo que me está pasando, es tan mentalmente complejo, que me quemo el bocho.

Siempre supe que la lógica, es lo menos lógico del mundo.

Pero, estoy siendo tan impulsiva que me doy miedo.

Supongo, que sos, el agua que apaga mi mente y que eso,  te transforma en un misterio.


Y creo, que si me me dejo arrastrar por la corriente de tu cuerpo, es porque, aunque digan que la curiosidad   mató al gato, no puedo evitar  llegar hasta el fondo.

Los enigmas están para ser descifrados.

Por eso, estoy buscando una revelación adentro tuyo.

miércoles, 5 de septiembre de 2012

Alas


A lo mejor, la parte de la historia donde me creí ingenuamente que yo era alguien importante para vos, fue el día que me llevaste a almorzar con tu familia, o cuando me abriste las puertas de tu casa y de tu magia.
Pero no, al final insistís con esto, de que te fallé, de que te lastimé y estuve mal.

El problema con tu sensibilidad metafísica, es que solamente absorbe la energía de lo que  a vos te afecta y te perjudica, porque si no fuera así, si tuvieras una percepción más amplia, no hubieras sido tan hostil conmigo cuando sólo necesitaba que entendieras que me sentía sobrepasada, cansada, con ganas de parar a pensar, o de parar de pensar. Y es una lástima, que todos tus conocimientos místicos, no te  ayuden a  aprender la diferencia que existe entre emitir una  orden y orientar a una persona.

¿Cuál es el divino mensaje, que vas a canalizar, invocando a Venus, encerrada en tu departamento, mientras te enojás con alguien, sólo porque no fue como vos hubieras preferido que fuera, o porque no reaccionó como lo esperabas? Por otro lado, vos también tuviste contestaciones y actitudes completamente innecesarias y que estuvieron bastante ásperas, desde mi punto de vista y lo sabés, por mucho que te quieras justificar. Primero, me pediste que te prometiera que iba a hacer lo que quisiera, ¿te acordás?, ese día que estábamos charlando mientras caminábamos por el medio de una plaza. Pero cuando hice lo que quería, estaba todo mal con que lo haga.  Sentiste que te desvalorizaba por no hacerle caso a tus palabras y sin embargo, vos no respetaste que yo hiciera lo que realmente sentía, vos minimizaste lo que la brújula de mi intuición me indicaba, sólo porque no coincidía con tus creencias.

No obstante, cada vez que te hablé de lo que estaba estudiando e incorporando en mi cabeza, no fue con la idea de configurar tu mente con una información determinada, sino con la finalidad de compartir, de expandir elementos que te permitan crear y brillar aún más. Lo hice, porque siempre supe, que vos, al igual que yo, sólo querías [como todavía supongo que  querés] desplegar tu propia originalidad creativa.

Dijiste que yo te aportaba muy poco en  materia de conocimientos, porque vos ya tenés demasiados y que es adentro y no lejos tuyo, que yo hubiera podido conocer algo real. Sin embargo, no entiendo por qué necesitaste que  te diera la razón en todo para sentir que la tenías.

Ya podés dejar de cuestionar la textura de mis alas,  también podés parar de decir y pensar, que tarde o temprano, voy a volver, porque es una mentira. No esperes que vuelva, porque no va a pasar.

 Y tampoco vengas, porque no voy a estar.


Aunque, lo admito :
Un abrazo.
Un mensaje.
Una llamada telefónica.
Por un momento,  casi se me escapan.

Es que, te quiero mucho, más allá de los aspectos egocéntricos de tu personalidad.

Pero, tus manos, están llenas de tijeras.

Y yo quiero volar.


martes, 4 de septiembre de 2012

Renovada

Éste oráculo, o bola de cristal de mi intuición, me dijo  que muy pronto,todo en vos, va a mejorar y no puedo dejar de presentir esto con total seguridad,  que tendrás una existencia luminosamente renovada. 

Y te diría, sólo porque estoy totalmente convencida de que es verdad, que a vos te ayudaría mucho conocer a un chamán, te lo diría, si no fuera porque sé muy bien, que hasta donde yo sé, no conocí a ninguno en mi vida y que además está lleno de chantas y de falsos profetas. Por eso, prefiero decirte, que aunque yo no tenga percepciones extrasensoriales, ni sepa comunicarme con todos los elementos de la naturaleza, vos podés contar conmigo, para lo que sea.  


Es que la sinceridad y el amor, también son energías que ayudan.



sábado, 1 de septiembre de 2012

Me parece tan relativo, que se viene abajo

Es muy posible que cada tanto, nos alejemos por diferentes motivos y que en un montón de oportunidades, no puedas o no  quieras, hacer el esfuerzo mental de entender lo que te estoy diciendo. Pero vos, formás parte de mí, y yo, formo parte de vos. Estamos en la misma realidad, estamos en el mismo mundo, viajando por el universo y  a veces, viajar se hace complicado. 
Es por esa razón, que incluso cuando la vida saca lo peor y lo más oscuro que tenés adentro,  y lo pone enfrente mío, cada vez que pasa eso, no logro activar el ego, no puedo poner a funcionar el orgullo y mandarte al carajo, porque más allá, de como son las cosas observadas desde afuera, definitivamente, no puede sacarme de quicio por algo que hacés y que no tiene nada que ver, con lo que realmente sos o que sí, tiene que ver con vos,  pero no tiene nada que ver conmigo, sino con los procesos internos que estás atravesando.
Y supongo que fue gracias al desbordante amor que te tengo, que pude escuchar, ver y aceptar,  lo que estaba detrás, delante y al costado, de todas esas actitudes intolerables que estuviste teniendo. 
También creo, que en lugar de enfocarme negativamente en todos los días en los que no me hablás ni me escribís, que en lugar de estar quejándome de tus espacios en blanco, y de caer en el lugar común de pedir y esperar, cosas y gestos que realmente [si lo reflexiono] sé perfectamente que no necesito,  prefiero  reírme de todo aquello que a otras personas les causaría y les causa, un terrible enojo,  porque amar no consiste en tener hambre, y acá lo que sí tengo, es un enorme respeto de saber y darme cuenta, que no sos común, pero sos sincero; aunque lo nuestro sea algo inestable, cambiante e inseguro, pero tan verdadero, fuerte y espontáneo, como vos.
Relajar mi mente, mis emociones y mi cuerpo,  mientras te vas y volvés, no implica una falta de interés en tus decisiones ni en tus pasos, sino la seguridad interna, de que siendo tan cerrado como siempre lo sos, te abrís a mí cuando ni siquiera lo busco y eso, es algo tan mágico y tan concreto, que todo lo feo y lo difícil, me parece tan relativo, que se viene abajo.