lunes, 30 de abril de 2012

Inmunidad metafísica


Torbellino emocional
Y esta sensación húmeda en los ojos
 Las lagrimas cayendo sin que [me] haya pasado algo puntual

La tele encendida, el noticiero informando la salida en libertad de alguien que  atropelló a una chica embarazada dando fin a su vida y a la que venía en camino...  Pasan su cara de hijo de puta en el juicio, siento nauseas. Pasan a la madre de la chica que iba a ser mamá, la pasan reclamando justicia, siento que este mundo está diseñado para la la mierda, siento que me sangra la vista.

Mientras subo al cole, alguien pasó por encima de un perro sin frenar y  yo, alcanzo a ver al dueño del animal cargándolo en brazos, para llevarlo al veterinario y me conformo con ver que no lo mató, que únicamente le pisaron las patitas.

Mi vieja llega del centro contándome que vio al ser más siniestro que conocí, trabajando en una zapatería, lo cual me hace pensar en toda la gente buena que conozco que busca laburo, gente que tiene todo lo que él no tuvo nunca.

Me acuerdo  súbitamente de cuando iba a la secundaria y estaba "estresada" por hacer mil cosas y no querer abandonar ninguna, me acuerdo de mi doctora abrazándome mientras yo lloraba, explicándole que estaba sobrepasada. La recuerdo abrazándome, pidiéndome que me calmara, diciéndome que estaba sobre-exigida.

Y no sé realmente, qué diría ahora un médico de toda esta basura explotándome en la cara?

creo que quizás me diría cuando me hago el bocho por pavadas [lo cual últimamente me viene pasando con muy poca frecuencia e intensidad] :
te dás cuenta lo feliz que sos por qué no te duele el oído ?
te dás cuenta lo feliz que sos por qué no estás en una silla de ruedas?
te dás cuenta, nena?

El tema es, que no es irrelevante mandarse cualquiera, aunque de una semana para la otra los temas de conversación cambien, como si tuviéramos una amnesia existencial. Y aunque deteste formar parte de esta memoria selectiva, soy tan frágil, tan sensible que  a penas puedo con mi propia causa sin que este panorama cotidiano me destruya. Pero tampoco sé si quiero que me deje de afectar,  definitivamente no quiero tener esa inmunidad metafísica. Aunque delante de mis amistades y familia, tenga que sonarme los mocos con  pañuelitos papel y quedar como una tarada...  Aunque una radio o una tele prendida tengan el enorme poder de alterar mi situación anímica durante horas. Porque sí, es cierto que es horrible llorar por todo, pero también es horroroso no llorar por nada.

Es que a veces soy tan feliz,  que no me doy cuenta. Y cuando me doy cuenta,  me dá culpa no estar del todo agradecida.  Pero por otro lado, también me dá culpa olvidarme de los demás,  mientras todos estamos a igual distancia de la  tierra,  aunque en situaciones distintas.








sábado, 28 de abril de 2012



¿ Y yo cómo sé que todo lo que dice ahí es verdad?
Cuando el libro cae, lo que pasa conmigo es la curvatura de mi espalda y una concatenación de preguntas que me desborda.


Es obsceno dejarse seducir rápidamente por una idea.
Pero de vez en cuando, pagaría por adquirir la dinámica mental de una puta, pagaría por esa velocidad para dejarse convencer, para aceptar algo sin más. Cada tanto, daría cualquier cosa, por irme a la cama, con el primer diseño conceptual que se me cruza en la biblioteca. Si fuera posible haría lo necesario por no tener en la cabeza semejante rebeldía, por compartir las más recurrentes inquietudes ajenas, por tener algo para decir cuando me hablan de cosas que no me interesan, en lugar de poner cara de nada.

No obstante, me gusta quedarme solamente con lo que me sirve...solamente con lo que puedo poner a funcionar de adentro hacia afuera y ser yo, quien seleccione aquello que me configura, tornándome cada vez más ecléctica, aunque para eso tenga que vivir contracorriente; en movimientos fuertes, intensos, pero contrapuestos a la inercia.

Por eso evito la repetición. Por eso hago variaciones.
Por eso mezclo técnicas. Por eso desarmo esquemas. Por eso me arrojo a mis propios brazos, cuando me siento desprotegida.

jueves, 26 de abril de 2012

Sabés lo que extraño, lo que me gusta de vos?
que cada vez que estoy jodida, aparecés con una sonrisa en la cara
y me mirás como si todo fuera posible
y eso es lo que yo quiero, que todo sea posible, todos los días de mi vida

Sabés lo que extraño de vos? 
tu  divina conciencia de  irreversibilidad ...
que te muevas con la seguridad interna 
de que todo en el cosmos, es demasiado irrepetible, como para uno perderse el ahora  

Sabés lo que extraño de vos?
que el todos somos uno sea el mantra que repetís, pero en tu acción diaria 
en tu mirada comprensiva, en tu tomarte con humor las diferencias

Sabés lo que extraño de vos? 

que seas tan lindo y luminoso, tan poderoso, como para destruir mis partes frágiles, feas y oscuras

 ( y que me indiques impunemente con el dedo, las partes de un libro, que van a romperme la cabeza )


       También extraño,  que no tengas ni la menor idea, de lo mucho que alguien te puede extrañar 




Russian Red - A Day in the Life

sábado, 21 de abril de 2012

qué sea verano


No esperemos todo un año para ventilar la mente

No esperemos todo un año para poner los pies en contacto con los elementos de la tierra

No esperemos todo un año para calmar las emociones

No esperemos todo un año para equilibrar nuestra energía

No esperemos todo un año para liberar tensiones

No esperemos todo un año para ser tan felices como un día de playa

No esperemos todo un año para calmar la psique




No esperemos que sea verano, para veranear!

jueves, 19 de abril de 2012

Meditar

Cada tanto alguien aparece preguntando ¿en qué estás pensando? o ¿qué estás haciendo? Y cuando respondo:-nada, recibo un: -no, dale, en serio, decime qué hacés, qué pensás?, insisto en que no estoy pensando en nada, pero no tiene sentido, no me creen ni un poco, les digo que un día inventaré pensamientos que en realidad no estoy teniendo y cambio de tema de inmediato. Pero a veces no pensar en nada ni estar haciendo cosas es estar haciendo algo. Por eso sonrío y sigo en mí, mientras lo hiperquinético me parece esquivar la mirada, llevarla hacia afuera para no mirar hacia adentro. Entonces me limito a pisar pasto, tierra, asfalto, veredas, pisar el suelo, pisar las hojas del otoño, para fijarme tanto en el color del semáforo como en el color de los árboles o el de la mirada de un perro. Me limito a escuchar el sonido de las cosas movidas por el viento, a escuchar palabras que se dicen en forma indirecta, escuchar  la voz del silencio con los ojos abiertos, escuchar con los ojos cerrados. Me limito a caminar sintiendo el olor a sahumerios que sale de los árboles, con su impacto gratuito y aromaterapéutico. A llegar a casa y encender incienso o palo santo con fósforos. Y me dedico a meditar no por todos los posibles resultados ni para evadirme de otros asuntos. Meditar para estar total y no en fragmentos. Meditar para que las interferencias de la mente no me estropeen el corazón. Meditar para ver debajo del agua del río. Meditar para alejar mi energía del pasado conocido y del futuro incierto.  Meditar para sentir la vibración en mis pies cuando pasan muchos autos y no hacer del ruido una extensión de mi sistema nervioso. Meditar para anclarme al mundo y abrazarlo.



martes, 17 de abril de 2012

24 horas al día

Sus palabras sinceras, repentinas, el shock visual.
 El anuncio preparatorio "sé que cuando pulse enter me voy a querer matar".
Mis manos quietas delante de la pantalla, mi confusión interna.
Alejarme, hacerme la desinteresada en lo que dijo y después tener la cabeza a mil, el corazón a mil y no poder parar de pensar una y mil veces las mismas secuencias, cuestionarme por qué no vi con más claridad situaciones obvias, que siendo obvias no me decían nada, mi intuición atrofiada.
La borrachera, dejándole decirme frases reprimidas, sin medir el efecto inmediato ni secundario, lo que iba a pasarme por dentro, cuando me quedara sola, mirando a mi alrededor, con cara de desorientada, el alcohol impidiéndole recordar la retorcida forma que tengo de ordenar mis ideas.
Hubiera preferido que me diera un beso,que se arrojara al vacío, que se arrojara a la nada, para saber si realmente no había algo,  que no me dejara establecer distancia, que la peleara un poco, que diera batalla. Hubiera preferido que sepa que  nadie, ni siquiera yo, puede ir contra lo que siente, contra lo que quiere, 24 horas al día.

Pero todo lo que hizo fue dejar que me fuera, dejar que lo sienta más lejos que nunca.

sábado, 14 de abril de 2012

Nada más pesado que una persona liviana

De puntas de pie, alcanzo a ver una parte de otro, una dimensión ajena, íntima, confusa, trágica, espesa, conflictuada. Accedo a manifestaciones apagadas de tragedia emocional, de tragedia física, de tragedia mental. Observo, en la rígidez, no sólo una inflexibilidad muscular, sino también en la cabeza. Me quedo delante de un montón de tristeza, depresión, autoestima baja, autoimagenes negativas y cosas que trastornan la existencia y aprendo, aprendo la razón de ser de algunas actitudes que no cierran, pero después cierran. E intento, retornar a ese momento de la vida, en el que todo es nuevo, en el que todo está a punto de empezar, volver a esa situación interna en la que aún no se ha perdido el factor sorpresa, donde el cuerpo se estira con mucha facilidad. Voy tanteando espacios, hasta captar en cada ser y en cada cosa que me rodea, la luz utópica, lo sigo haciendo porque sé, siento que está. Y también, intento hacerlo estando bien parada, pero sin confundir la rígidez con la firmeza, sólo porque nada me pesaría más que ser una persona liviana. Entonces, me precipito entre  brillo blanco y sombras, y no espero encontrarme con algo en particular, no espero corroborar sospechas, no espero adivinar historias, no espero suponer traumas ni sacar conclusiones adelantadas.  Sólo espero, tener la oportunidad de encontrarme con lo que realmente es, existe, pasa y tiene que  darse a conocer para sanar, para florecer, de adentro hacia afuera.   

viernes, 13 de abril de 2012

En mis pulmones algo tuyo

"Si vivimos como respiramos, tomando y soltando, no puede haber equivocación"
                                                                                                            Clarissa Pinkola Estés

Pero cuando estás cerca yo noto que me resulta algo compleja la respiración, que me cuesta exalar,  porque cada vez que me tiré al vacío  estabas ahí, ayudándome a sostener el equilibrio y evitando que me dé un golpe seco sobre el piso, que me duela tanto, tanto como para secarme por dentro, en un ataque de llanto. Por eso, cuando de vos se trata, a veces me cuesta mucho más la exalación que la inhalación y mantengo el aire todo lo que puedo, como si quisiera retener en mis pulmones algo tuyo.

Verte me purifica de arriba hacia abajo,  de abajo hacia arriba. Verte me aleja de cualquier tipo de oscuridad, de contaminación.  Es que sin tener ni la menor idea, irradiás tanta luz y paz interior, como un día de playa y silencio.


miércoles, 11 de abril de 2012

Las nubes al suelo

Entré a la farmacia, revisé mi peso, peso lo mismo.
Revolví el placard, sigo teniendo relativamente la misma cantidad de ropa que el año pasado.
En mi casa no hay muebles nuevos, solo un cambio enorme de ubicación, de disposición en mi cuarto, mucho más ordenado, mucho más prolijo.
El aroma es el usual, el de mis sahumerios preferidos, el de liquido de limpieza de pisos.
Desde afuera, desde atrás de los vidrios, se escucha el mismo movimiento de los colectivos locales haciendo el recorrido diario.
Abro el placard blanco, donde  tengo la biblioteca que me ha quitado el sueño o que más bien, leí por causa del insomnio y aunque ya salí de no poder dormir de noche y en efecto, no poder levantarme temprano, esa desconexión con el sol, con la luz, fue necesaria para que yo me metiera hacia adentro, para que me fuera hacia mi lado más oscuro y me autoconociera en serio.
Entonces externamente todo está  igual, pero es distinto. No es lo mismo hacer lo que quiero que elegir lo que quiero. Y yo elijo esto,  limpiar mis pies, entregar la totalidad de mis pasos a caminos luminosos,  que dan vueltas circulares, creando mundos propios, llenos de  magia, brillo y color,  que crean en mí, espacios capaces de bajar las nubes al suelo.

martes, 10 de abril de 2012

Arte-SANO

A veces me pasa, que admiro mucho la creación de algún artista, que como persona, que a nivel humano, no me genera el mismo efecto que aquello que consigue ejecutar. Otras veces, aún fascinada frente a las realizaciones de alguien, me doy cuenta, observando todas sus obras de arte, que ESA PERSONA, es la mejor,  la más hermosa e impactante de todas sus creaciones artísticas.


Eso último, es lo que me pasa con el flaco Spinetta.  Es como lo dijo a la prensa su hijo Dante: -"su cuerpo no dió más, pero su luz no se va a apagar nunca".



sábado, 7 de abril de 2012

Rajes del sistema


Mientras se maquilla con intención de verse siendo vista por los demás, resaltando sus facciones con rimmel y esponjas, o simplemente por verse bien ella, lo único que hace es tapar su rostro y delinear sus ojos escondiendo la mirada... transformándose en una mujer perfectamente diseñada para ser confundida con todo [con todas] lo [las] demás...



♫ Tengo buenas y malas, noticias para vos, la belleza es, lo que te dá felicidad ♪

Mucha mente

No obstante cada uno de nuestros alejamientos, nuestras diferencias intermitentes, nuestros roces, nuestras reflexiones insondables y nuestras conversaciones superficiales, todo lo que no podía decirte bien, todo lo que un día te  mal-dije. No obstante, nuestras complicaciones, nuestras secuencias simples, yendo más allá de lo que No pasó, lo que Ya pasó, lo que nunca fue, lo que no podemos restaurar, diferenciándose de lo que aún sirve y puede  reciclarse... No obstante, tu forma hostil de expresarte, para canalizar aquello que te desborda, que te jode  del mundo del que sos parte,  esa forma de ser, que va al choque, en conjunción a mi poca tolerancia frente a cualquier tipo de ataque... No obstante lo claro, lo oscuro, los grises,  las ambiguedades y confusiones, no tengo ganas ni intenciones, de negarte a vos, lo que yo también quiero de  ésta vida boxeadora, un abrazo fuerte...


 Y fluir en un gesto tan espontáneo, tan explosivo, que me haga dudar de tanta mente, haciendo volar mi universo conceptual por el aire. Saber, que tu ser, no se limita, no se agota, ni mucho menos desaparece, ahí en donde nos hayamos dejado de entender, SENTIR que sos interminable...


miércoles, 4 de abril de 2012

Yo soy más vos, que vos

Justo cuando dabas una leve impresión de que estabas por pasarte de la raya, de ir más allá de tu posición y salirte de tus razonamientos, me demostraste que vos pintás la raya con flúor, que vos hacés graffitis con la raya y que lo nuestro es tan complejo como que no podés ser lo que sos. Mientras tanto yo, una vez más, me quedo detrás de los limites histéricos que marcás con el cuerpo, mientras seguís haciendo silencio, poniendo [me] caras, hablándome como si te pesara hacerlo, mirando para otro lado, enunciando contenidos mínimos, exiliándome casi  por completo, como si  te hubieras agotado de mis ojos... Pero alejarte demasiado de algo [de alguien] es darle demasiada presencia y  hace mucho que lo único que hacés es  estar ausente en mi dormirme tarde o no tan tarde,  en mi levantarme temprano, en mi saber o no saber qué hago y qué no hago, en mi tener a quién contarle de una película o de un libro, hace mucho que sos un vacío de diálogos interesantes y de besos que transmutan el color de los labios de rosa viejo al rojo cereza que antes  hicimos, mezclándonos, haciendo fusión. Hace mucho que me dejaste sin nada mejor que hacer que estar sacándole fotos al vidrio que nos impide hacer contacto. Hace mucho que estoy midiéndolo e intentando  romperlo,  sin lograr mucho  más que dejarle algunas marcas, besos, resquebrajeos y polvo y quedándome con un desgaste importante a nivel energético.  
Pero ya no quiero pedirte nada, incluso es mejor que sigas del otro lado. Lo que pasa es tan  patético, tan rídiculo como yo soy más vos que vos y a mí,  me gustabas cuando eras sincero, cuando eras espontáneo y no me pedías permiso para dormir en casa ni para levantarte a preparar el mate, en ropa interior, mientras yo seguía durmiendo, extenuada de éxtasis místico.

martes, 3 de abril de 2012

Cambios

 Empezaste a decir que querés estar con vos,  que querés encontrarte con vos y que por eso te quedás en tu departamento. Por un lado me gustaría que fuera cierto lo que decís, quisiera que estuvieras pasando por un momento introspectivo, realmente me encantaría, que estuvieras metiéndote hacia adentro pero sé que solamente  estás  quedándote adentro, que no es lo mismo... porque quedarte en pijama, con la notebook encendida y el televisor prendido, con la novela captando toda tu atención, no me parece que implique la misma acción ni el mismo efecto que encontrarte con vos. Entonces prefiero la verdad, que admitás abiertamente que no tenés ganas de movilizar el cuerpo hacia ningún lado, pero que no tenés interés tampoco en hacerte preguntas y que preferís una vida lineal, sin pensamientos propios que defender del mundo, sin  objetivos elevados, un día a día rutinario y seguro, sin avances, retrocesos  ni evolución, un modo de ser estancado. Porque mientras estás jugando a la play, o haciendo todo el ruido posible para evitar encontrarte con el silencio, yo te imagino  haciendo todo lo contrario pero cuando vuelvo a escucharte en cualquier ocasión, dando opiniones o expresando sentimientos,  no solamente me llega la conciencia de todo lo que te estás perdiendo sino de todo lo que cuesta efectuar cambios...

domingo, 1 de abril de 2012

Ese circulo sagrado

que me aburro de intelectualizar nuestra No combinación, que vos  no sos un vestido
que ya no puedo esperar los lugares adecuados ni calcular los tiempos
que tengo el cuerpo parcialmente inmovilizado, que a veces me desagrada lo estático
que quiero estar haciendo asanas de yoga o técnicas de danza, poner todos mis sentidos en un solo movimiento
que cuando me quedo quieta te pienso mucho,  pienso mucho
que a veces me pasa, que yo me veo con vos, pero que a vos, no te veo conmigo
que soy una excursionista de tu mundo interno, que nunca termino de sacarle fotos, que le encuentro siempre algo diferente, algo llamativo
que ni siquiera me importa que pase algo  o que pase nada sexual entre nosotros, que me dá exactamente lo mismo, que me siento igual de llena y de feliz al respecto
que no tengo miedo de lo que hagas o dejes de hacer, que no quiero  estarme cuidando
 que mi única protección es la expansión de amor
que si estás conmigo, con nadie o con otra persona, realmente lo acepto sin conflictuarme por dentro, porque a mí me dá igual que te vayas o que te quedes, a mí, lo que más me importa es que estés [que existas] en algún lado
que  sos tan irrepetible y sagrado, como todo lo que tengo a mi alrededor
que cuando me acuesto boca arriba, mi percepción se entrega  a la vibración de la tierra, hundiéndome en el todo
que en cada latido del piso,  puedo captar el mandala que me dibuja el viento alrededor del cuerpo, ese circulo sagrado, que me rodea, de adentro hacia afuera y de afuera hacia adentro -en cada inhalación y en cada exhalación-, y que me deja con los ojos cerrados, debajo del cielo, como en un descanso...
que el alivio místico, para mí, es esto, abrir bien los brazos, a la altura de los hombros, como si intentara abarcar todo el oxigeno, pero sin aferrarme a lo que vivo, porque mientras lo estoy viviendo  no lo retengo, me dejo atravesar por lo que viene a mí (como el aire) y lo voy soltando ...