viernes, 20 de noviembre de 2009

Duplicidad

La duplicidad me choca, me trastorna, me altera.Invade mi privacidad.Se encuentra en todos los miembros de cada familia.Forma parte de mí, en contra de mi voluntad.Me recuerda que la estabilidad se tambalea. Es esperar otra cosa que lo que se encuentra. Me decolora. Me desgarra.Me tapa la garganta. Me hace poner más atención en la luz solar. La duplicidad me protege de una seguridad acartonada.Hace que mis ojos se pongan a trabajar. Sufro de atención dispersa, es demasiado lo que me queda por captar,es un exceso todo lo que nunca voy a poder conocer, al margen del síndrome de la intelectualidad, no me pasa esto por erudita, me pasa por curiosa. La duplicidad me deshidrata. La duplicidad me arroja a todas las puertas abiertas o cerradas. Me da la posibilidad de interpretar o de no interpretar.

domingo, 8 de noviembre de 2009

menos sistemática, más conectada

Tengo que caminar, pero estoy cansada.

Mis piernas estan sanas.Pero mi mente se siente saturada de pensamientos, de preguntas, de no encontrar lo que uno busca sino otra cosa en su lugar.

Tengo que caminar por una cuestión instaurada.

Medito: "si mi poesía fuera a penas algo menos básica".

Creo que lo que me afecta o lo que me supera, pasa cuando me mantengo encerrada en lo que no tiene salida. Punto. Escribo mal.Ya fue, ya está. ¿Qué me pasa?.

Sé que me detengo demasiado a contemplar el todo o la nada.

Me aferro totalmente a los detalles que determinan mi contacto con la naturaleza.

Me quedaría horas parada frente al patio de un jardín de infantes viendo niños jugar.Esa fragilidad es una imagen para contemplar (desde mi visual).

Van a decir que estoy loca cuando diga que los árboles son como las personas. Van a decirlo sin duda si me toman en forma literal. Pero me parece que la vida humana es todo el tiempo perder cosas (la sensualidad, la estética) para tomar otras distintas.

Con mis manos que resbalan cuando se aferran a lo que no está armo mi vida que se llena sólo con cosas puras, que se desgasta, que se golpea, que se hace cada vez menos pública. Pero que se vuelve cada vez más expuesta al frío, al sol, a la tierra, al agua.

Una vida menos sistemática, más conectada, menos superficial, más oblicua.

martes, 3 de noviembre de 2009

LLevame

Llevame No me dejes en el aire

Llevame aunque sea tarde

Llevame No pienses pensamientos que tornan en paredes

Llevame Porque todo lo que habia: ya fue

Llevame a una realidad aparte

Llevame No me dejes parada en medio de gente que no me conoce

Llevame hacia donde el mundo cae Pero llevame

La frágil superficie

Volves a la frágil superficie



Volves tus ojos a lo que no existe



Volves a dejar de ver


Volves a hacer foco en nimiedades

¿Qué quiero yo?

Ser estable fue complejo cuando era triste lo que estaba pasando. Entonces dejaba de ver hacia fuera e impedía que nadie mire hacia dentro.Porque todo se desvanece (hasta lo que parece eterno). Y estaba desapareciendo. A veces es dificil aceptar el pasado en el pasado. Me senté a llorar mucho tiempo porque era más cómodo.Pero tuve que cerrar ciclos distintos, abrir lo que estaba cerrado. El ámbito fue sustento de evolución interior. El contexto de dolor cayó en colapso. Uno nunca tiene que ubicarse en segundo plano. Lo esencial es la pregunta ¿qué quiero yo?.Actuar en consecuencia de esto es básico.Los problemas de identidad hay que resolverlos.Uno no puede evitar la vida para sentirse sano. Cerré los ojos pensando ¿qué es lo que mas feliz me hace en este mundo?.Obviamente no tenía nada que ver con el sufrimiento.